VERANO Y CRISIS DE PAREJA

Después de tantos meses en los que muchas parejas apenas se ven debido al trabajo  y a las obligaciones domésticas, llega el verano y nos enfrentamos cara a cara con el otro , 24 horas 7 días a la semana e inevitablemente nos llevara a planteamientos que no hemos hecho antes.

Debería ser un periodo para afianzar la relación, pero la realidad es que en muchos casos este periodo se convierte en un punto y final.

“El verano no es el culpable”, si una pareja está bien no supondrá un problema, pero si hay resentimientos o conflictos ocultos que no están resueltos o se están dejando “para más adelante” este puede ser el momento en el que estallen.

 Todo esto puede hacer que las ansiadas tres “D” vacacionales (descansar, divertirse y desconectar) se conviertan en las tres “D” de malestar (discusiones, decepción e incluso divorcio).

Consejos para superar el periodo vacacional

El primer día de vacaciones después de muchos meses de estrés laboral y familiar, es muy difícil desconectar, el cuerpo necesita 3 o 4 días de adaptación para cambiar el ritmo, ten paciencia.

Hay que hablar, y dejar claros los deseos de cada uno. Un viaje lejano o unos días en una casa rural pueden convertirse en una tortura si no apetece o si la pareja está mal. Se asertivo y expresa tus intereses respetando también los de tu pareja.

Si pasas por una mala época en tu pareja no te compliques con un viaje lejano e  incómodo, comparte unos días en un lugar tranquilo y cercano.

No es una mala opción tomarse unos días de vacaciones por separado, hay que dejar espacio al otro, pero esta generosidad debe ser recíproca.

No hay que dramatizar ni exagerar las situaciones. Intenta utilizar el humor para solucionar algunos conflictos y no les des más importancia de la que realmente tienen.

Intenta volver a la rutina con un par de días de antelación, para que la adaptación sea más progresiva.

A veces, aspirar a pasarlo demasiado bien y tener grandes expectativas del periodo de descanso puede convertirse en una carga.

Si las vacaciones no han cumplido tus expectativas, no tomes decisiones drásticas. Entra de nuevo en la rutina para ver las cosas con más perspectiva.

verano y crisis de pareja