VACACIONES ESCOLARES, DEBERES SI DEBERES NO

Imagina que, por fin, llegan tus ansiadas y esperadas vacaciones, después de un año duro de trabajo … Y es el día, pero tu jefe te llama y te dice que tus resultados no han sido los esperados, que el año no ha ido bien, que podías haberlo hecho mejor (¿Mejor? Has trabajado sin parar, montones de horas, te has esforzado …). Así que te dice que durante las vacaciones vas a tener que hacer alguna cosilla, que si no a la vuelta te va a costar “conectar”, que es mejor para ti, que solo te llevará un rato todos los días, que tienes que esforzarte para que el año comience mejor de lo que ha acabado …

Duro ¿verdad? Pues esta es la realidad en muchas familias, muchos niños y niñas al acabar el curso y llegar las vacaciones se encuentran con este panorama. Es verdad que hay ciertas particularidades que no se parecen al ejemplo, las vacaciones escolares son más largas, igual no se han esforzado lo suficiente, han suspendido alguna y tienen que recuperar …

Salvando las distancias el debate está servido, deberes si o deberes no. Pero volviendo al ejemplo anterior ¿os gustaría? Las personas necesitamos descansar, desconectar, para eso están las vacaciones, y ellos y ellas no son diferentes. También lo necesitan. Su jornada es tan larga, o más que las nuestras, a clase, extraescolares, deberes .. sin darse ni cuenta se ha pasado el día y no han tenido tiempo de jugar, ni de aburrirse (en este post os contamos porqué pensamos que es necesario que vuestros hijos/as se aburran).

Así que en vuestra mano está, como familia tomaréis la decisión que os parezca mejor y que más se acerque a vuestras prioridades y valores. Solo os aconsejamos un poco de reflexión. Poneros en su lugar ¿es realmente necesario? ¿va a aportarles algo? ¿o son nuestros miedos? (miedo a que el curso que viene sea peor, miedo al fracaso escolar …) ¿ o tal vez son nuestras expectativas muy altas respecto a su rendimiento escolar?

Hay muchísimas cosas que sin ser deberes pueden servirles para repasar conceptos aprendidos durante el curso, o aprender cosas nuevas. Acompañaros a hacer la compra e ir sumando lo que cuestan las cosas puede servir para repasar matemáticas, o jugar a las cartas, cocinar, llevar un diario de las vacaciones que podéis leer juntos, visitas a museos, contacto con la naturaleza, animales …

Jugar en familia les va a aportar tanto o más que los deberes. Utilizar la imaginación y poner en marcha toda vuestra creatividad. Y, por supuesto, contar con ellos y ellas, compartir momentos en familia y, sobre todo, disfrutar!

La infancia es fugaz, que nuestra obsesión por corregirla no nos impida disfrutarla” Carlos González

vac2