TRASTORNO POR ESTRÉS AGUDO

El trastorno por estrés agudo son una serie de síntomas que pueden aparecer en una persona tras haber estado expuesta a una situación de estrés excepcional o a un evento traumático (accidente, muerte de un familiar, diagnostico de enfermedad, pérdida de empleo).

Se trataría de una reacción normal como consecuencia de haber estado expuesto a esa situación, la mayoría de las personas lo han experimentado en alguna ocasión, y suele desaparecer en los días o semanas siguientes al hecho.

Los síntomas que aparecen son:

Estado de hiperalerta:  dificultades para conciliar el sueño o mantenerlo, ansiedad, irritabilidad, ataques de ira, mala concentración.

Estado de embotamiento: anestesia emocional o dificultad para expresar sentimientos, dificultad para realizar las actividades cotidianas, despersonalización y desrealización (sensación de estar viviendo como en un sueño).

Síntomas disociativos: la persona no puede recordar aspectos importantes de la situación traumática.

Síntomas evitativos: la persona evita cualquier lugar, persona o situación que puedan recordarle lo que ha ocurrido.

Reexperimentación: el acontecimiento traumático es revivido en forma de imágenes, pensamientos, pesadillas y flashbacks de manera intrusiva y recurrente.

Es importante resaltar que el TEA es un trastorno muy común. Casi todas las personas lo han experimentado tras una situación traumática. Normalmente desaparece una vez pasado un tiempo. Si no es así la persona puede buscar ayuda para evitar que se cronifique o desarrollar otros trastornos.

accidente-coche