SEXTING.

El Sexting consiste en el envío de material (fotos o vídeos) de contenido sexual a través de móviles (whatsapp, SMS…). Hay dos posibilidades; que quien comienza la cadena de envío sea el propio protagonista del vídeo o la foto, o que el material sea enviado sin su consentimiento por otra persona.

Es importante recalcar que cuando enviamos un material, del tipo que sea, o subimos una foto a nuestro perfil en una red social, ESCAPA A NUESTRO CONTROL. Podemos tener muy restringidas las opciones de privacidad de nuestros perfiles, o usar aplicaciones que destruyen el material pasados unos segundos, pero eso no garantiza  que no vaya a ser copiado,  publicado o enviado por otra persona que tenga acceso a ello.

Esto, que puede parecer una obviedad, se nos olvida y especialmente en el caso de los menores, hay que hacerles ver la importancia de PENSAR ANTES DE ENVIAR O PUBLICAR. Que sean conscientes de que lo que envíen le puede llegar a cualquiera, no sólo a quien se lo hemos enviado de manera voluntaria.

Si además el contenido no es nuestro, es de una tercera persona, debemos PARAR LA CADENA DE ENVÍO.  Podemos estar cometiendo un delito (en el caso de material pornográfico en el que intervienen menores) pero además debemos reflexionar y pensar cómo nos sentiríamos si fuéramos nosotros los protagonistas…

También puede ocurrir que perdamos o nos roben el dispositivo. Para  ello no está de más recordar unas mínimas normas de seguridad: bloquear las pantallas de los móviles, hacer copias de seguridad del material que almacenamos y borrarlo de los dispositivos, si subimos contenido a la nube hacerlo con seguridad (contraseñas bien configuradas, lugares seguros…), borrar los historiales de conversación de las aplicaciones…

Porque… ¿iríais a vuestro lugar de trabajo y os desnudaríais?, ¿bajarías al patio del instituto y te quitarías la ropa en la hora de descanso?, ¿enviarías esa foto a tu abuela?… Si la respuesta es NO, NO LO ENVIES!

[youtube]http://youtu.be/1-_-VXSWaRY[/youtube]