QUÉ ES EL TRASTORNO DISTÍMICO O DISTIMIA

El trastorno distímico, conocido también como distimia, tiene como característica básica un estado de ánimo crónicamente depresivo que está presente la mayor parte del día de la mayoría de los días durante al menos 2 años (según el DSM IV, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). En niños/as y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable y la duración debe de ser de al menos 1 año.

Además, para su diagnóstico se requiere la presencia de dos o más de los siguientes síntomas: pérdida o aumento del apetito, insomnio o hipersomnia, falta de energía o fatiga, baja autoestima, dificultades para concentrarse o para tomar decisiones y/o sentimientos de desesperanza.

A lo largo del periodo de 2 años (1 año en niños/as y adolescentes) los intervalos libres de síntomas no son superiores a 2 meses.

Las personas con trastorno distímico pueden dejar de interesarse por cuestiones que antes eran de su interés, pueden aparecer sentimientos de incompetencia, aislamiento social, sentimientos de culpa o tristeza referentes al pasado, sentimientos subjetivos de irritabilidad o ira excesiva, y descenso de la actividad, la eficiencia o la productividad.

Dado que estos síntomas se convierten en gran medida en una parte de la experiencia de las personas que lo padecen es frecuente que utilicen expresiones como “Yo siempre he sido así”, “Es mi forma de ser”.

Todos estos síntomas causan un malestar significativo y/o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.

Es importante diferenciar este trastorno del trastorno depresivo mayor, lo cual resulta difícil dado que los dos trastornos comparten síntomas parecidos. Normalmente, el trastorno depresivo mayor consiste en uno o más episodios depresivos diferenciados que se pueden distinguir de la actividad normal de la persona, mientras que el trastorno distímico se caracteriza por síntomas depresivos menos graves y crónicos, que se han mantenido durante muchos años.

Cuando el trastorno distímico es de muchos años de duración, la alteración del estado de ánimo no puede distinguirse con facilidad del funcionamiento “normal” de la persona.

El diagnóstico del trastorno debe ser hecho siempre por un profesional. No puedes, ni debes, auto-diagnosticarte. Sólo un profesional está preparado para hacerlo con rigor y fiabilidad.

Cuando una persona está preocupada por su salud suele identificarse con síntomas o enfermedades que no tiene, o confundirlos con otras posibles.

Si tienes dudas, consulta a un profesional.

Depression, teen depression, pain, suffering, tunnel