QUE ES EL DUELO

Duelo es una palabra de origen latino, proviene del término “dolus”, que significa “dolor”. Atendiendo a lo literal de la definición: “es un proceso normal que sigue a una pérdida”.

Esta definición ya nos da varias pistas y corrige ciertas ideas erróneas que aún hoy en día se tienen acerca del duelo.

En primer lugar que es un proceso, lo que implica que tiene una evolución y que se atraviesan distintos momentos. Especial cuidado hay que tener con el tema del tiempo, es una de las inquietudes más habituales. Debemos tener claro que aunque hay teorías y autores que delimitan unos tiempos, el proceso es único y personal y cada uno necesita un tiempo para elaborarlo.

Por otra parte la definición habla de normal, atravesar un duelo cuando ha fallecido un ser querido es normal, lo anormal es no atravesarlo. Por tanto debemos tener claro que el duelo NO es una enfermedad.

Es habitual confundirlo con términos como duelo patológico, duelo complicado…que son algo diferente. (En otro artículo hablaremos de todo esto).

Y por último la definición hace referencia a que sigue a una pérdida. Esto quiere decir que el proceso en sí comienza cuando se produce la pérdida o cuando somos conscientes de que la pérdida es inminente.

No debe entenderse la pérdida únicamente como la muerte de una persona. El proceso de duelo se realiza siempre que tiene lugar una pérdida significativa, siempre que se pierde algo que tiene valor, real o simbólico, consciente o no para quien lo pierde (salud, trabajo, capacidad, situación económica,…).

Además de todo esto es importante concluir diciendo que en torno al duelo existen 3 certezas:

  1. No existe un duelo igual a otro.
  2. Los duelos duelen y no se puede hacer nada para evitarlo. Habrá que manejarlo y elaborarlo.
  3. El ser humano está más que preparado para superarlo. (Solo un 10% tendrán un duelo complicado).

 

DUELO