NO SIN MI MÓVIL….

¿Es tu caso? ¿Cada vez te cuesta más desconectar? ¿No puedes vivir sin tu móvil? ¿Si te dejas el móvil en casa vuelves corriendo a buscarlo aunque llegues tarde? Si te sientes así es posible que padezcas Nomofobia o miedo irracional a estar sin el móvil.

La culpa es de los móviles y de sus aplicaciones, esas “cosas” que parecen tener vida propia y nos piden permisos para mandar invitaciones a nuestros contactos, nos avisan de que alguien nos manda un mensaje (que no podemos esperar a responder…), nos recuerdan que nuestros amigos han actualizado su perfil o han subido una nueva foto a su cuenta…

Aunque pensándolo bien…Whatsapp no te obliga a leer un mensaje en el mismo momento en que te llega, ni a contestarlo aunque la persona que te lo ha enviado vea el doble check azul y sepa que lo has leído… Facebook no te obliga a subir ninguna foto a tu perfil, ni a publicar si tienes una relación, ni siquiera a darle al MeGusta .Instagram no te obliga a subir fotos de otras personas sin pedirles permiso…

Así es, somos las personas las que utilizamos los móviles y las aplicaciones y poner nombres a la forma en la que los utilizamos puede hacernos pensar que no está en nuestra mano hacer otra cosa, que no es “culpa” nuestra, que no es nuestra responsabilidad pero…. Sí, sí que lo es, somos responsables de uso que hacemos. Somos responsables de las fotos que subimos, de los comentarios que hacemos, de los datos que compartimos y de las veces y los momentos en los que los utilizamos.

Por eso, la próxima vez que estés tomando un café con una amiga y te llegue un whatsapp no hace falta que contestes al instante, disfruta del café y de la compañía, que la persona que te lo ha mandado puede esperar, y  tendrá que entender (y si no lo entiende es una cuestión suya, no tuya) que no lo hagas al momento, que tienes algo más importante o urgente que hacer, o simplemente no te apetece contestar en ese momento…

O cuando salgas a pasear prueba a dejar el móvil y a descubrir que no pasa nada, que no te “abandona” y te “espera”  en tu casa hasta que vuelvas, tus mensajes de correo estarán ahí, podrás responderlos tranquilamente, y los mensajes de Whatsapp, o de otras aplicaciones..

O prueba a no revisar cuarenta veces al día tu perfil de facebook, o si vas a un evento prueba a escuchar a la persona que está hablando en vez de no parar de tuitear y perderte su mensaje…

O la próxima vez que vayas a subir una foto en la que aparecen otras personas coméntaselo, tal vez no les haga gracia y prefieran que no la subas…y si tienes dudas y no puedes consultárselo no la subas, no sin su consentimiento…

Así que ya sabes, padezcas nomofobia, practiques phubbing o vamping, lo que hagas depende de ti, no de tu móvil, el no tiene vida propia, tu si!

 

adicto movil