LA HISTORIA DE LA FAROLA, ¿DÓNDE BUSCAS TUS SOLUCIONES?

 farola 1“Un hombre se encontraba buscando afanosamente bajo la luz de una farola. Era noche oscura. Otro hombre que pasaba por allí, al verle buscar tan preocupado se ofreció para ayudarle,” ¿Qué buscas? ”. El primer hombre respondió, “Busco las llaves de mi casa”. Después de mucho rato de búsqueda bajo la luz de la farola, el segundo hombre volvió a preguntar, “¿Estás seguro de haberlas perdido aquí?” “No, en realidad se me cayeron allí”, le contestó  señalando a unos cuantos metros de distancia, “Justo al lado de la puerta de mi casa, cuando fui a abrirla”. Preguntó entonces el hombre, extrañado, “¿Por qué no las buscas donde las perdiste?”. A lo que el otro respondió: “… Es que allí no hay luz”.

Esta historia no hace otra cosa que reflejarnos como en muchas ocasiones buscamos la solución a los problemas allí “donde hay luz”, donde nos sentimos cómodos, seguros…Aunque a veces esto nos lleve a no encontrar lo que buscamos.

Nos encontramos en una zona de seguridad, intentando una y otra vez lo mismo sin conseguir los resultados deseados.

Para salir de ese círculo vicioso es imprescindible empezar a dar algunos pasos en la zona oscura, fuera de la luz de la farola. Tan solo eso nos va a permitir encontrar un día las llaves que buscamos.

 Si sientes que lo intentas una y otra vez y no consigues lo que buscas, párate a pensar si quizás te encuentras atrapado por la luz de la farola.