FACTORES DE PROTECCIÓN

Nuestra función como padres y madres no es ni debe ser mantener a nuestros hijos/as en una burbuja al margen de los peligros de la vida. Ni siquiera eso está  en nuestras manos!

Nuestra función será dotarles de factores de protección que hagan que, cuando se enfrenten a las dificultades de la vida, estén más preparados y más seguros.

Cuando hablamos con padres y madres utilizamos  el símil del coche y la carretera para explicarlo.

En este ejemplo la vida sería como una carretera. Carretera en la que aparecen curvas, zonas mal asfaltadas, obstáculos, otros conductores… y en la que poco podemos modificar.

Como adultos con experiencia en las carreteras podemos recomendar ciertas rutas a nuestros hijos/as. Rutas sencillas, con pocas dificultades, pero no debe extrañarnos que en ocasiones nos hagan caso omiso y decidan circular por la carretera más arriesgada.

Siguiendo con el símil, el coche sería nuestro propio hijo/a. No será lo mismo circular con un coche con las ruedas desgastadas, sin frenos, sin airbag… Dependerá de la pericia del conductor pero el riesgo sin duda será mayor.

En cambio, si mi hijo/a lleva en su coche unas ruedas buenas, los frenos revisados, el cinturón de seguridad… todas esas cosas serían el equivalente a los factores de protección. Y éstos pueden ser una buena autoestima, confianza, capacidad de sacrificio, buenas relaciones sociales, habilidades en la comunicación…

Todos estos factores no nos libran de los peligros de la carretera, que siguen ahí, pero estamos mejor preparados, disminuyendo mucho las probabilidades.

No esperes más, asegúrate de que tu hijo/a viaja por la vida con todos los factores de protección.

NO LE EVITES LOS PELIGROS, DOTALÉ DE FACTORES DE PROTECCIÓN.

SE SENTIRÁ MÁS SEGURO, Y TU MÁS TRANQUILO.

imagesV5MMIAV5