¿ERES COMPETITIVO? 7 CONSEJOS PARA TENER UNA COMPETITIVIDAD SANA.

competittividadSi hay algo que se fomenta en el tipo de sociedad en que vivimos es la competitividad.

Y eso sucede a pesar de que ya hace tiempo que hay estudios que muestran como las actividades colaborativas obtienen mejores resultados que las actividades competitivas.

Pero eso choca de lleno con algo que todos tenemos en mayor o menor medida: el ego. Nuestro Ego busca sobresalir, destacar, ser reconocido. Necesitamos ser reconocidos porque necesitamos ser amados y creemos erróneamente que cuando seamos los mejores o los primeros en algo lo conseguiremos.

Competir es natural y necesario para sobrevivir, pero deja de ser saludable cuando nos genera más insatisfacciones que logros, y esa es la competitividad que queremos frenar, porque nos desgasta emocionalmente.

Estas son las características que definen a alguien competitivo:

  • No les gustan los trabajos en grupo.
  • No toleran ver a otra persona ganar.
  • El juego no es lo mismo para ellas que para los demás. (Para el resto, es una oportunidad para divertirse, disfrutar e interactuar. Para los competitivos es otro desafío por ganar).
  • Convierten lo que sea en una competencia.
  • Se vuelven irritables si no ganan.

Ser competitivo de una manera digna, que respete las necesidades de otros, que considere tu propio bienestar y demuestre una ambición controlada te ayudará a asegurar un éxito más satisfactorio y saludable.

¿Cómo podemos conseguir esto?

1.Descubre la verdadera motivación detrás de tu competitividad.

2.Mira en tu interior para contemplar lo que en verdad te impulsa y te da una sensación de tener un propósito en tu vida. ¿Haces las cosas porque lo deseas o porque quieres complacer a otros y cubrir las expectativas que sientes que recaen en ti?

3.Sé sensible con los sentimientos y derechos de los demás. Sé más cooperativo que competitivo

4.Evita difamar y desacreditar a otra persona con la finalidad de promover tus propios objetivos o ganancias.

5.Siéntete orgulloso de los logros de los otros, no amenazado.

6.Utiliza tu propia confianza y trabajo duro para lograr tus objetivos. Date el tiempo y el espacio suficiente para alcanzar tus metas

7.Sé realista. Aprende la diferencia entre competencia sana y dañina.

Ten en cuenta que otras personas te observan. Tus hijos, tus sobrinos…Asegúrate de que tu actitud enseñe lecciones que realmente quieras transmitir.

Y sé consciente que la competencia es sana cuando te impulsa a dar lo mejor de ti. Lo sabrás cuando tus relaciones con otros sean amistosas y no tensas, y cuando te esmeres en alcanzar tus metas de acuerdo a tu ritmo, sin preocuparte por lo que otros piensan o hacen.

Competencia sí, pero sana!!

 compe