EMOCIÓN Y SENTIMIENTO ¿SON LO MISMO?

Una emoción es un “estado del organismo ante un acontecimiento o estímulo que predispone a la acción”, es decir, son reacciones cortas, de diferente intensidad que actúan como una brújula; hacen que nos acerquemos o nos alejemos del estímulo que las ha provocado según sean percibidas como favorables o desfavorables.

Vamos a ver un ejemplo de la necesidad de las emociones: imagina que estás paseando por un parque y aparece un león, la emoción que sentirás es el miedo, que hará que corras para alejarte del peligro, para sobrevivir, sin ni siquiera pararte a pensar en lo que haces. Si no apareciera la emoción, si no sintieras ese miedo, probablemente no escaparías de la situación, y no tendría muy buen final.

Las emociones tienen una serie de características: son innatas, nacemos con ellas, no hay que aprenderlas, y existen en todas las culturas, todas ellas son necesarias para  sobrevivir y expresan nuestras necesidades. Además las emociones básicas tienen  expresiones faciales concretas, fácilmente identificables.

¿Y los sentimientos entonces? ¿Son lo mismo?… Los sentimientos aparecen cuando nos hacemos conscientes de esas emociones, cuando percibimos lo que sentimos y pensamos sobre ello. Es la toma de conciencia de la emoción, de las sensaciones  que estamos experimentando, de cómo nos sentimos.

En el ejemplo anterior, una vez que echamos a correr, cuando ya hemos huido de la situación y nos hacemos conscientes del peligro y de nuestra reacción, entonces es cuando aparecería el sentimiento de miedo.

Los sentimientos, a diferencia de las emociones, requieren de la toma de consciencia, surgen más lentamente y son resultado de la acción, de la  reacción de esa primera emoción, son de más larga duración y pueden prolongarse en el tiempo. Al contrario que las emociones, que tienen una expresión facial concreta, son espontáneas e intensas y fácilmente observables, los sentimientos pueden no observarse e incluso ocultarse.

Por eso muchas veces cuando hablamos de emociones en realidad estamos hablando de sentimientos. De cualquier forma no hay emociones buenas ni malas, todas son necesarias para sobrevivir, al igual que los sentimientos, lo importante es saber reconocer lo que estamos sintiendo, y aprender a manejarlo.

sentimientos