EL TRASTORNO BIPOLAR

Es frecuente últimamente oír hablar en los medios de comunicación sobre el trastorno bipolar, sobre personas famosas que lo padecen e incluso sobre sus síntomas. La información que se proporciona no siempre es acertada y se ajusta a la realidad, pudiendo causar un serio perjuicio a las personas que lo padecen y a sus familiares, e incluso alarmar a otras personas que puedan confundirse creyendo padecerlo.

Por ello nos parece importante aclarar qué es y, sobre todo, dejar constancia de que es un trastorno que debe ser diagnosticado por un profesional.

El trastorno bipolar es una enfermedad en la que existe una alteración de los mecanismos cerebrales de regulación del ánimo. Esta alteración hace que aparezcan estados de ánimo bajo (episodios depresivos), exaltados (maníacos) o una mezcla de ambos (episodios mixtos) que afectan negativamente al funcionamiento y que tienen lugar independientemente de las circunstancias externas (aunque éstas si pueden actuar como desencadenantes). Estos episodios pueden alternarse con estados de normalidad de ánimo.

En los episodios maníacos (o hipomaníaco si es de menor intensidad) aparecen síntomas como el estado de ánimo elevado, autoestima exagerada, locuacidad, desinhibición sexual, aumento de la actividad motora, pensamiento acelerado, aumento gastos, disminución de la necesidad de dormir…. Estos episodios son los que revisten mayor gravedad y repercusión para la persona que los padece.

Si estos síntomas son de menor intensidad es cuando podemos hablar de un episodio hipomaníaco, que puede llegar a pasar desapercibido.

En los episodios depresivos aparecen síntomas como apatía, alteraciones del sueño, cansancio, falta de interés o placer por todas las actividades, fatiga o falta de energía, disminución de la capacidad de pensar o concentrarse, ideas recurrentes de muerte o suicidio, insomnio o hipersomnia, agitación o enlentecimiento psicomotriz…

En los estados mixtos aparecen a la vez síntomas depresivos y maníacos que conllevan un estado de humor irritable.

Existen varios tipos de trastorno bipolar, en función de la aparición o no de los distintos episodios y con distintas escalas de gravedad. Este trastorno no sólo afecta de manera importante a la persona que lo padece sino que todo su entorno se ve afectado.

Un diagnóstico temprano por parte de un profesional ayudará a conocer mejor la enfermedad y sus síntomas, mejorando así la calidad de vida de la persona afectada y de sus familiares.