DECÁLOGO DEL BUEN DIVORCIO

DECÁLOGO DEL BUEN DIVORCIO

El divorcio es algo más que un proceso legal.  Conlleva a demás un proceso emocional, personal y psicológico tanto para la pareja como para los menores

El problema no es el divorcio, sino el “mal divorcio”. Es la manera de desarrollar todo el proceso lo que puede ser perjudicial, no el proceso en sí.

De común acuerdo todos ganan.

-Se separan los padres, no los hijos/as.

-La separación no supone la pérdida de ninguno de los progenitores.

-Los hijos/as no son propiedad exclusiva del padre o de la madre.

-El divorcio no pone fin a las obligaciones compartidas con respecto a los hijos/as.

-No utilizar a los hijos/as.

-Facilitar la adaptación del menor a las nuevas parejas y el contacto con la familia extensa.