CINCO MITOS DEL AMOR ROMÁNTICO

Los mitos son creencias tan arraigadas que los tomamos como verdades indiscutibles. Son poco flexibles y absolutos, con gran carga emotiva y que contribuyen a crear y mantener ciertas ideologías dentro de la cultura. Por ello son resistentes al cambio y a cualquier intento de razonamiento.

En nuestra cultura encontramos un ideal de “amor romántico” perfectamente instaurado, que nos dice cómo debe ser el amor verdadero, cuanto, como y de quien debemos enamorarnos.

Al igual que en otros ámbitos estos mitos son absurdos, engañosos y difíciles, si no imposibles, de cumplir.

La media naranja”. Todas las personas están predestinadas a una pareja que les complementa, les llena, una única. Según este mito las personas nacemos incompletas, somos la mitad de algo, algo que debemos buscar y encontrar o seguiremos incompletos/as. Una vez encontrada la “media naranja” se crean unas expectativas elevadísimas que pueden llevar a decepciones. También puede hacer que se mantengan relaciones no sanas, elevando el nivel de tolerancia ante ciertas actitudes “es mi pareja ideal y debo esforzarme para que la cosa vaya bien”.

Los celos son amor”. Los celos son el requisito indispensable para el verdadero amor, una prueba “si tiene celos es que me quiere”. Esto hace que se justifiquen y asuman actitudes y comportamientos egoístas, de control, injustos, represivos y violentos.

El amor lo puede todo”. El verdadero amor supera todos los obstáculos, el amor todo lo arregla. Esto dificulta el afrontamiento de los conflictos cuando aparecen ya que estos se valoran negativamente, todo debe ser de color de rosa. Y se utiliza como excusa para no cambiar actitudes o determinados comportamientos dentro de la pareja.

El amor es sacrificio”. Al igual que todos los anteriores justifica conductas agresivas y violentas de la pareja “hay que aguantar”, “es mi culpa”.

El amor lo es todo”. Otorga una importancia desmesurada al amor “mi vida no vale nada sin ti”. El objetivo es encontrar el amor perfecto, para toda la vida, sin fisuras. Sin ser conscientes de que el amor puede no durar toda la vida, que puede atravesar distintas etapas y que puede acabarse. Se relaciona también con la idea de exclusividad y posesión “soy solo tuyo/a”.

Asumir los mitos del amor romántico como verdades indiscutibles provoca la aceptación, normalización, justificación y tolerancia de comportamientos abusivos, ofensivos y violentos.  Y hace que desarrollemos creencias e ideas que dificultan el establecimiento de relaciones sanas. Relaciones sanas que deben basarse en la igualdad, el respeto y la no violencia.

 

amor romantico