POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE DES RESPONSABILIDADES A TUS HIJOS/AS

Muchas veces cuando hablamos con las familias  surge el mismo tema, si se deben dar responsabilidades, a qué edad, cuales…

Nuestra respuesta es siempre muy clara “SI, debemos darles responsabilidades”, sin duda.

Enseñarles a asumir responsabilidades les prepara para afrontarlas cuando sean adultos, fomenta su autoestima y su autonomía. Aprenden a valerse por sí mismos/as, a tomar decisiones y a ver los errores como una parte muy importante e imprescindible del aprendizaje.

Las responsabilidades hacen que se sientan útiles y valiosos/as, además les enseñan que la colaboración en las tareas del hogar facilita la vida de las personas que integran la familia.

Para comenzar debemos darles responsabilidades adecuadas a su edad, empezar por cosas o tareas pequeñas y fáciles, que se acostumbren a realizarlas como parte de sus rutinas, que las vean como algo natural.

Es importante que no se premien ni con regalos ni con dinero, el premio es el reconocimiento. Reconocimiento al esfuerzo realizado, independientemente del resultado, que en las primeras veces puede no ser el deseado, o que necesiten un poco más de tiempo para completarlo. Valorar siempre sus logros.

A la hora de decidir podemos dialogar con ellos/as, hablarles de la importancia de su colaboración y, al comenzar, explicarles como se llevan a cabo. En ocasiones pueden ser ellos y ellas los que tengan la iniciativa, por ejemplo, que quieran aprender a vestirse solo/as, es importante dejarles, no cortar esa iniciativa. Y ser constantes, si hoy les dejamos vestirse mañana también, podemos reservar y anticipar un tiempo para esa tarea, por ejemplo, levantarnos un poquito antes para evitar nervios por las mañanas si tenemos prisa.

Debemos dejarles que cometan errores, que se equivoquen para que entiendan que así se aprende, que los errores sirven para mejorar. Verán los errores como algo natural y a la vez aprenderán a tolerar la frustración y la impaciencia.

¿Por dónde podemos comenzar?

Las edades y tareas que os proponemos son orientativas, cada familia debe adaptarlas a su caso particular pero para comenzar podemos, a partir de los 3-4 años, empezar por tareas relacionadas con la higiene y la comida: que se laven los dientes, que coman solos/as e incluso que recojan sus juguetes.

A partir de los 5 años pueden comenzar a vestirse solos/as, recoger su habitación, la ropa sucia llevarla a la lavadora…

A los 7-8 años ya son capaces de bañarse o ducharse solos/as, ayudar a hacer la comida, la cena, poner la mesa, ponerse el despertador por las mañanas,  hacer su cama…

En definitiva, tener responsabilidades repercutirá de manera positiva en su vida adulta.

Kids-169039_177x177