Mes: enero 2017

Crianza, Familia, Inteligencia Emocional

GESTIONAR LAS EMOCIONES EN FAMILIA: LA FRUSTRACIÓN

La sensación de frustración aparece cuando no podemos alcanzar lo que deseamos o queremos y es entonces cuando sentimos emociones como la rabia, la ira, la tristeza, la ansiedad. Cada persona, en función de sus vivencias, desarrollará unas u otras emociones en situaciones de frustración. ¿Quiere esto decir que frustrarse es malo? No, no solo no es malo sino todo lo contrario: aprender a tolerar la frustración es vital, nos ayuda a enfrentarnos a los problemas, a entender que en muchas ocasiones no vamos a poder alcanzar nuestros deseos, o nuestras metas. También nos ayuda a entender que la vida no siempre es justa, que por mucho que lo intentemos no siempre podemos conseguir lo que queremos. En los niños y niñas, sobre todo a una edad temprana, la tolerancia a la frustración no está desarrollada, carecen de la habilidad para esperar, o para entender que por mucho que deseemos […]