CUANDO TU PAREJA TE LLAMA Y TE DICE QUE LE HAN PUESTO UNA MULTA…

… Por ir conduciendo y hablando por el móvil. “Si ya sabía yo” “Ya te había dicho que cualquier día te iba a pasar” “Te lo mereces, a ver si aprendes”…. Cualquiera de estas frases y otras muchas es lo que el 90% de las personas le dirían a su pareja-madre-hijo-hermana-amigo.

Pero la cuestión es ¿crees realmente que te llama para que le digas estas cosas? ¿No crees que ya las habrá pensado varias veces? Seguramente todos esos reproches, advertencias, le habrán venido a la cabeza en el mismo instante en el que le han puesto la multa, esos y otros muchos peores…

Entonces, piensa por un momento, ¿para qué crees que te llama? NO, no te llama para que le des consejos, ni le reproches, ni le insultes (“si es que pareces tonto/a”), ni nada parecido, te llama para que le ESCUCHES, para que le COMPRENDAS…

Lo que necesita NO es lo que el 90% de las personas hacemos, lo que necesita es que le digas que le entiendes, que entiendes su enfado, que vaya gracia la multa, que si fueras tú también te sentirías fatal…. ESO es lo que necesita.

Sentirnos acogidos, que la persona a la que se lo contamos nos entienda, entienda nuestro enfado, nuestra frustración, sin juzgarnos, sólo escuchando y comprendiendo, que entienda lo mal que nos sentimos.

Y no estamos preparados, no nos enseñan a escuchar, a escuchar activamente, que la persona se sienta escuchada de verdad, comprendida, que acojamos sus sentimientos. Olvidarnos por un momento de nosotros y ponernos en su lugar, empatizar con esa persona, comprenderla.

ESTO es lo que las personas necesitamos cuando queremos contar lo que nos ha ocurrido, bueno o malo, SOLO QUE NOS ESCUCHEN. Y ya después, los consejos, o las opiniones las pediremos si las necesitamos o si queremos oírlas…

Ponte en su lugar por un momento, olvídate de lo que hay que hacer, de lo que está bien o mal, de los superconsejos que se te ocurren, y de los reproches, si fueras tu ¿qué te  gustaría?multa